Señales de un bebé hambriento

Señales de un bebé hambriento: 8 pistas que toda madre debe saber

 

Las madres que amamantan, ya sean nuevas o experimentadas, quieren lo mejor para sus hijos, ¡y nadie dijo que amamantar fuera fácil!

En plus des douleurs, des changements d’appétit, de l’apprentissage de diverses positions d’allaitement (consultez notre liste des meilleurs coussins d’allaitement !) et de l’insomnie, de nombreuses mères se demandent également si leur bébé reçoit suffisamment de leche.

Saben que sus bebés están amamantando, pero sin un estándar de medición como las marcas de onzas en los biberones, las madres lactantes deben confiar en otras señales para indicar cuánta leche materna se está consumiendo.

Cómo reconocer el hambre en un bebé

Durante las primeras semanas de vida, los bebés suelen tener hambre. Los bebés amamantados generalmente se alimentan cada 1 o 2 horas durante todo el día.Para un adulto que come tres comidas al día, esto puede parecer un indicio de que el niño no está recibiendo una cantidad sostenible de alimentos.

Sin embargo, es importante recordar que el estómago de un bebé es mucho más pequeño que el de un adulto. Los bebés necesitan comer con más frecuencia porque solo pueden sostener una pequeña cantidad a la vez. Además, la leche materna es increíblemente fácil de digerir, eso es algo bueno, ya que el bebé se desarrolla rápidamente cognitiva y físicamente, las necesidades metabólicas requieren una alimentación más frecuente.

Los bebés necesitan comer con más frecuencia ya que solo pueden contener una pequeña cantidad a la vez y la leche materna es muy fácil de digerir.

Una forma de asegurarse de que los bebés coman lo suficiente es aprender a reconocer sus señales de alimentación. Los bebés están conectados para señalar a las madres cuando se necesita alimentación. Observar a los bebés en busca de señales de hambre y reconocer patrones justo antes de las horas de alimentación puede ayudar a desarrollar una rutina de lactancia sólida y segura.

Primeras señales de hambre

Cuando los bebés están descansando, pero acercándose a la toma, las madres pueden notar movimientos sutiles que indican que están listos para comer:

  • Ligera agitación: Los bebés pueden comenzar a inquietarse o inquietarse en respuesta al hambre.
  • Apertura de la boca: Cuando los bebés están en reposo y comienzan a abrir la boca, puede significar que es hora de alimentarse.
  • Enraizamiento: Es una señal bastante fuerte y altamente reconocible. Al hozar, los bebés giran la cabeza de lado a lado en busca de una fuente de alimento. Además, su boca se abrirá e intentará agarrarse a cualquier cosa que se le acerque a la cara.
Leer más  ¿Niño o niña? Mitos divertidos para predecir el sexo

Consejo: si cree que su bebé está buscando, acaricie suavemente una mejilla y luego la otra. Un bebé en busca de movimiento rodará de un lado a otro, siguiendo su mano para prenderse.

Señales de hambre posteriores

A medida que avanza el hambre del bebé, las señales serán más difíciles de pasar por alto:

  • Agitación fuerte: La sacudida progresiva incluye movimientos más agudos y amplios, incluida la rotación de la cabeza, agitar los brazos y patear. En esta etapa, los bebés están visiblemente incómodos.
  • Mano en la boca: En sus esfuerzos por encontrar comida, los bebés pueden tratar de agarrarse los puños. Una señal clave aquí es el movimiento de la lengua y la succión.

Señales graves de hambre

  • Lágrimas: La Academia Estadounidense de Pediatría identifica el llanto como un «signo tardío de hambre». Si un bebé muestra señales de hambre antes y progresa hasta el punto de llorar, es importante calmarlo y alimentarlo lo antes posible.
  • Inquietud física: Las señales físicas serán salvajes y descontroladas. Un bebé muy hambriento puede agitar sus brazos y piernas, retorcerse y retorcerse.
  • Enrojecimiento: Cuando los músculos de un bebé se tensan al llorar y alborotar, se puede notar enrojecimiento en la cara y el cuello.

Medir el volumen de lactancia

Para las madres que se preguntan si su bebé está recibiendo suficiente leche materna, un excelente estándar de medición puede estar delante de sus narices. Los pañales mojados y sucios indican un tratamiento de comida. La Asociación Internacional de Consultores de Lactancia describe los resultados esperados para los «bebés amamantados a término saludables», incluido un mínimo de al menos tres pañales sucios por día después del día 1 y un mínimo de seis pañales mojados por día el día 1. 4.

Estas pautas, por supuesto, varían de un niño a otro. Las madres deben reconocer a sus bebés individualmente (en lugar de promedios estadísticos) y considerar estas pautas generales cuando aprenden a reconocer los patrones de producción de sus bebés para ayudar a aliviar las preocupaciones sobre la producción de leche materna. Teniendo en cuenta la cantidad de pañales sucios con los que lidiará, ¡asegúrese de consultar nuestras reseñas de los mejores cubos de pañales y toallitas húmedas para bebés sensibles!

Leer más  Posibilidades de embarazo: de la ovulación al nacimiento

Alimentación en racimos

Incluso las madres atentas que notan signos de suministro de leche, siguen las señales de hambre y rastrean los pañales mojados y sucios, aún pueden ser desconcertadas por un período de alimentación en grupo. La alimentación en grupo es un término utilizado para describir períodos de sesiones de lactancia más frecuentes de lo habitual. La alimentación en grupo es típica cuando los bebés pasan por períodos de crecimiento acelerado, que según La Leche League USA ocurre alrededor del día 7-10, tres semanas, seis semanas, tres meses, seis meses y nueve meses. Además de los brotes de crecimiento, la alimentación en grupo también puede indicar que un bebé está enfermo o no se siente bien.

La alimentación en grupo puede ser frustrante, pero es bueno recordar que cuanto más amamanta a un bebé, más leche producirán los senos. Entonces, en lugar de preocuparse por la alimentación en grupos que indican baja producción, ¡las madres pueden ver esto como un buen comienzo para el suministro de leche! Si encuentra que sus pezones se vuelven adoloridos y agrietados por la alimentación en grupo, asegúrese de consultar nuestras reseñas de los mejores bálsamos y cremas para pezones.

Producir suficiente leche materna

Para las nuevas madres que están amamantando o las madres que han tenido mucho tiempo entre embarazos, puede ser difícil determinar si la leche ha bajado o no. Las primeras madres producirán una sustancia espesa llamada calostro durante los primeros tres o cuatro días después del parto. Después de este punto, los senos se llenarán de leche materna (esto se denomina «flujo de leche»). Los senos contienen una cantidad variable de leche dependiendo del tamaño y peso de los bebés al nacer. De hecho, las madres que usan extractores de leche pueden notar que cada seno puede contener cantidades diferentes. En promedio, los bebés nacidos a término consumen entre 1 y 2 onzas de leche materna (o fórmula) por toma.

Leer más  Artículos de Compra esenciales para bebés para padres primerizos

Una vez que ha entrado la leche, hay sensaciones y cambios físicos muy notorios:

  • Sensación de saciedad/fugas: Los senos se volverán más pesados ​​(llenos de leche) y más grandes; el tamaño y la forma cambiarán a lo largo del día. Las madres pueden notar molestias en el sostén antes de amamantar. Los senos también gotean cuando están demasiado llenos o estimulados. Asegúrese de invertir en uno de nuestros sostenes de lactancia mejor calificados para mantener todo cómodo.
  • Firmeza: Cuando la leche es pesada, los senos se vuelven firmes al tacto. Algunas madres también pueden sentir esta firmeza en las axilas a medida que el tejido mamario se expande debajo de los brazos. Si una madre que amamanta espera demasiado para amamantar o alimentar con biberón durante una sesión de lactancia, los senos pueden hincharse y congestionarse dolorosamente.
  • Abandonar: El descenso de la leche materna es la sensación física de la leche materna corriendo a través de los conductos lácteos hacia los pezones. Esto sucede cerca o al comienzo de una alimentación. Una descarga fuerte o abundante puede expulsar con fuerza la leche materna del pezón.
  • Los senos son más suaves después de amamantar: Inmediatamente después de amamantar, los senos se sentirán vacíos y suaves. Pueden parecer visiblemente más pequeños hasta la próxima alimentación programada.

Al igual que con cualquier inquietud, es importante mantener informados a los profesionales de la salud y buscar asesoramiento y orientación según sea necesario. La lactancia materna es un viaje desafiante y gratificante, y hay muchas herramientas y recursos disponibles para las madres que amamantan. Estos incluyen grupos locales de apoyo a la lactancia y consejeros de lactancia (en La Leche League o Breastfeeding USA), o consulte la gran cantidad de recursos de lactancia en línea disponibles en KellyMom.

 Encuentra productos para chicas embarazadas en el catálogo online para todos los gustos. 

Disponemos de información de actualidad aquí de ofertas diarias.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies