consejos para ayudar a tu bebé a dormirse solo

Mejores consejos para ayudar a tu bebé a dormirse solo

 

Ayudar a su bebé a sentirse cómodo y feliz a la hora de acostarse es un esfuerzo a largo plazo que requiere mucha dedicación, tolerancia y, a veces, ¡cansancio total!

Muchas mamás comienzan a dormir a su bebé recién nacido amamantando o dándole biberón, acunándolo en dulces sueños mientras lo mecen en su increíble mecedor o meciéndolo suavemente en una cuna o columpio. .

Una mejor solución para dormir

Pero pronto su recién nacido se convertirá en un bebé, y el bebé pronto será un niño pequeño. ¡Todas esas sesiones de mecer de una hora no serán tan divertidas y deseará no haber enseñado nunca a su bebé a dormirse solo después de comer y mecerse!

Desde la primera semana en casa con su bebé, desea establecer una rutina sólida que ayude a su bebé a aprender a calmarse, regular sus emociones y ser un bebé más feliz y descansado en general. Sabes lo que eso significa, ¿no? Esto significa que estará más feliz y mejor descansado, y su vida familiar (¡y su carrera!) se beneficiarán enormemente. Esta es una habilidad de desarrollo muy importante para que su bebé se asiente, así que cuanto antes comience, mejor. Hay un montón de programas de entrenamiento del sueño.

La mayoría de estos libros se basan en una cosa simple que está en el corazón de todo buen entrenamiento para dormir: establecer una rutina constante para la hora de acostarse. A continuación, enumeramos algunas formas muy sencillas de ayudar a su bebé a establecer una rutina que lo ayude a sentirse seguro, feliz, cómodo y, lo que es más importante, ¡lo ayude a él (y a usted) a dormir! Aquí hay 6 maneras fáciles de enseñarle a su bebé a quedarse dormido solo.

1. Establece una rutina constante

A los bebés les encantan las rutinas y las encuentran muy reconfortantes. Cuando mamá y papá establecen una rutina constante, un bebé puede predecir mejor qué cosas van a suceder y cuándo. ¡La confusión y la incertidumbre causan estrés a un bebé, lo que provoca un sueño de mala calidad y dolores de cabeza para todos! Establezca una rutina que pueda funcionar con su familia única.

Un buen lugar para comenzar es la hora de la cena, un baño relajante, un masaje para bebés, pijamas, lectura de un libro y luego la hora de acostarse. Este tipo de rutina le dará a su bebé pistas constantes sobre lo que sigue. Tomará algún tiempo establecer una nueva rutina como esta, pero si la sigue, pronto verá grandes beneficios.

2. No alimente a su bebé para dormir

Muchas nuevas mamás tienden a amamantar o alimentar a sus bebés con biberón, arrullándolos para que se duerman meciéndolos suavemente y dándoles una barriga llena. El problema es que la alimentación se asociará fuertemente con el sueño, por lo que será muy difícil romper con este hábito a medida que tu bebé crece. Cuando tu bebé tenga unos meses, no tendrás ningún problema, pero una vez que empieces a destetarte, te costará mucho romper con el hábito de comer antes de dormir.

Así que establece una rutina que involucre las comidas antes de comenzar una rutina para dormir (como un baño, un masaje, pijamas, lectura). De esta manera, será más fácil la transición entre las comidas y la hora de la cena habitual de su familia, y su bebé no dependerá del pecho o el biberón como «muletas para dormir». Una buena idea es leerle al bebé a la hora de acostarse, lo que ayudará a que su bebé se relaje y asocie la hora del cuento con la hora de acostarse. Esta es una rutina que puedes seguir durante años sin problema, ¡y es ideal para desarrollar habilidades lingüísticas tempranas!

3. Mantenga las cosas tranquilas y relajantes

Durante su rutina a la hora de acostarse, asegúrese de hablar solo con una voz calmada y tranquilizadora, apague todos los dispositivos electrónicos y trate de mantener al perro y a los demás niños en silencio. Cuanto más relajado y somnoliento esté el bebé antes de entrar en la cuna, ¡más probable será que todo funcione! Le sugerimos que apague la televisión, la radio y deje su teléfono en la otra habitación. Hable con su bebé para hacerle saber lo que está pasando durante la rutina, asegurándose de repetir frases simples como «hora de la noche» y «tienes mucho sueño».

Leer más  DESVENTAJAS DE LA COMPRA ONLINE DE OFERTAS DIARIAS

A veces, el ruido blanco u otro ruido de fondo es útil. Algunos de los mejores monitores para bebés tienen ruido blanco y canciones de cuna que puede reproducir para ayudarlo a conciliar el sueño, y una máquina de sonido para bebés es una excelente opción. Usamos un humidificador en la configuración baja durante todo el año, lo que mantuvo las fosas nasales agradables e hidratadas mientras proporcionaba un sutil zumbido de fondo que muchos padres encuentran útil para minimizar otros ruidos de fondo. Si necesita uno, consulte nuestras reseñas de los mejores humidificadores de guardería.

4. Ojos bien abiertos (o apenas) abiertos

En lugar de mecer, alimentar o leer a su bebé para que se duerma, intente enseñarle a su bebé relajado a dormirse solo. Este es el mayor beneficio de establecer una rutina consistente a la hora de acostarse: para cuando su bebé esté en la cuna, estará amable y relajado y sabrá exactamente lo que se espera de él. Si puede enseñarle a su bebé a quedarse dormido solo a una edad temprana, muchos pediatras sugieren que encontrará paz y tranquilidad en la noche durante muchos años. De hecho, a medida que crecen, si se despiertan en medio de la noche, pueden calmarse sin necesidad de la ayuda de mamá o papá.

5. ¡Manténgase firme y no pierda la esperanza!

Una vez que comience una nueva rutina para acostarse, manténgala durante al menos un mes antes de darse por vencido y probar algo nuevo. Algunos bebés pasarán sin problemas a una nueva rutina, mientras que otros parecerán muy tercos y se resistirán a cualquier cambio que intente hacer. ¡Espero que lea este artículo lo suficientemente temprano como para poder comenzar desde el nacimiento y que no necesite romper sus hábitos!

Incluso los bebés más tercos, e incluso los bebés con necesidades sensoriales moderadas, responderán bien a una rutina constante si se apega a ella en las buenas y en las malas.

Muchos padres pierden la esperanza después de algunas noches fallidas de una nueva rutina y luego terminan volviendo a los viejos hábitos. Pueden darse por vencidos porque se sienten culpables por dejar llorar un poco a un bebé o porque les preocupa que su bebé se sienta abandonado o solo. La verdad es que la consecuencia a largo plazo de establecer una rutina constante será exactamente lo contrario: tu bebé se sentirá seguro, llorará menos, regulará mejor sus propias emociones y tendrá una mejor calidad de sueño. ¡Nuestro consejo es comenzar lo antes posible con una rutina saludable y no perder la esperanza en su eventual efectividad!

6. Nunca una solución única para todos

Lo que hemos presentado aquí no es una «solución para dormir sin llorar» o una «solución para entrenar el sueño». Más bien, es una forma de establecer una rutina constante que ayudará a su bebé a predecir lo que se espera de él y, con suerte, a dormir mejor. El aspecto exacto de esta rutina será diferente para cada bebé y cada padre. Las principales preocupaciones que escuchamos sobre nuestros consejos son:

¡No tengo tiempo para establecer una rutina tan loca! Estamos totalmente de acuerdo en que establecer una rutina puede parecer desalentador y agregar otra demanda loca a sus vidas ya estresantes. Pero recuerda que tu rutina puede ser simple. Tal vez sea solo el masaje y luego la hora de acostarse. Tal vez sea solo una lectura relajante y luego la hora de acostarse. Lo que pueda lograr variará totalmente según lo que funcione para su familia y a lo que responda su bebé, y puede variar diariamente. Pero obtener una aproximación cercana es lo suficientemente bueno para la mayoría de los casos.

¡No quiero que mi bebé llore! Nosotros tampoco. Nuestra esperanza es que al establecer una rutina constante, su bebé se sienta cómodo, cansado y seguro cuando lo deje en la cuna. Durante la primera semana de prueba, probablemente tendrá que hacer algunas concesiones para mantenerse en movimiento. Tal vez termines frotando un poco la barriguita de tu bebé después de ponerlo en la cuna, tal vez te sientes al lado de la cuna por unos minutos mientras le cantas una canción de cuna. ¡Lo que tengas que hacer, hazlo! A veces son necesarias sucesivas aproximaciones a no estar en la habitación: cantar una nana suave mientras se frota la barriga, luego hacerlo de pie al lado de la cuna, luego hacerlo sentado al lado de la cuna, luego a medio camino de la puerta, luego no en absoluto. Es su bebé y su nivel de comodidad, ¡así que haga lo que se sienta bien!

Leer más  Riesgos de la iluminación en días festivos: mantener al bebé seguro y feliz

¡Pero mi bebé es diferente y no funcionará! Simpatizamos totalmente con esa actitud, y puede que tengas toda la razón. Notamos que este enfoque funciona para la mayoría de los bebés, pero es posible que tenga un caso particularmente difícil. Los cólicos, las altas necesidades sensoriales u otras molestias harán que este proceso sea más difícil para algunos bebés y padres. Puede que no funcione para ti, y eso está perfectamente bien. ¡Haz lo que creas que funciona y siéntete cómodo haciéndolo!

 

Te interesará saber que la mayoría de los niños de todo el mundo no se duermen sin que los cojan en brazos o no duermen toda la noche en su propia cuna. Desde el punto de vista biológico, no es algo «normal» en los niños. Sin embargo, todos los niños pueden descubrir que duermen solos, si estás dispuesto a ser su mentor.

La clave para que tu bebé descubra que puede dormirse solo es tener en cuenta que todas las personas se despiertan un poco muchas veces durante la noche, a medida que hacen la transición a lo largo de los ciclos de sueño. Así que el secreto está en que el bebé aprenda a volver a dormirse cuando se despierta, sin tu ayuda.

Afortunadamente, esto puede hacerse sin sobresaltar al niño. ¿Hay que enseñarle a dormir? No. Se puede enseñar a los bebés a dormirse sin que se asocien al sueño con mecerlos o dibujarles, y sin dejarles sollozar. No es un procedimiento que se haga de un día para otro, puede llevar meses, pero funciona. Y cuando sepan dormirse solos (es decir, sin que les des el pecho, el biberón, el chupete o tus brazos para mecerlos), es más probable que sean capaces de volver a dormirse solos cuando se despierten un poco por la noche, en lugar de pedirte ayuda.

Si quieres empezar pronto a establecer buenas prácticas de sueño, empieza por ayudar a tu hijo a aprender a dormirse solo. Sin embargo, debes hacerlo en pequeños pasos. He aquí cómo.

Muchos bebés y niños lloran si se les acuesta solos cuando tienen sueño. Hay un motivo. Desean desesperadamente dormir, pero necesitan un lugar seguro para hacerlo. Y están programados para entender que sólo tus brazos les proporcionan ese lugar seguro. Al fin y al cabo, los niños que eran acostados en la selva para dormir eran probablemente devorados por animales salvajes.

 

Los bebés que se opusieron hasta que fueron abrazados por sus mamás y papás tenían más probabilidades de resistir y transmitirnos sus genes. Así que los bebés humanos entran en pánico cuando se les acuesta para dormir, y toda esa adrenalina les despierta y hace más difícil que se tranquilicen. Aunque todavía no hay buenos estudios sobre los resultados a largo plazo en el bebé, no puede beneficiar a un bebé experimentar de forma rutinaria el pánico de llorar por un padre que no viene.

 

Así que trata con la Naturaleza, no contra ella. Procede y consuela a tu bebé para que se duerma. Una vez dormido, cuando vayas a acostarlo en su cuna o moisés, revuélvelo un poco al acostarlo. Lo justo para despertarla un poco. Ya sé que has trabajado tanto para conseguir que se duerma que esto te va a exigir mucho valor. Sin embargo, decide que siempre incluirás este pequeño revuelo como parte del procedimiento.

 

Le estás enseñando a tu bebé algo que no tiene precio: que cuando se encuentra medio despierto en su cuna, puede volver a dormirse. Naturalmente, no lo hará las primeras cincuenta veces que lo intentes. Llorará y tú le darás palmaditas o incluso la cogerás en brazos si es necesario para calmarla. Sin embargo, al cabo de un rato, descubrirá que está a salvo.

Leer más  Mejores consejos para elegir una guardería

 

Puede que se sorprenda o gima por un momento, pero no entrará en modo pánico total. De hecho, cada vez con más frecuencia, simplemente volverá a cerrar los ojos y se quedará dormida. Celebra ese momento, porque esa habilidad es la que le permitirá empezar a volver a dormirse durante la noche, dentro de no mucho. Sigue practicando.

Si tu hijo necesita que le des de comer o que le des algo de mamar para dormirse, te pedirá constantemente que le ayudes a conciliar el sueño por la noche. El siguiente paso es romper gradualmente la relación entre succión y sueño.

Por lo general, a los bebés les resulta más cómodo si empiezas meciéndoles. Sí, ésta es otra «muleta» del sueño. Sin embargo, es una asociación del sueño más fácil de romper que la succión.

Dale de comer cuando se despierte y, un poco más tarde, si está despierto y todavía tiene hambre. Sin embargo, cuando sólo esté somnoliento, prueba a pasearle o mecerle en lugar de darle de comer. Así empezará a aprender a dormirse sin mamar. Por supuesto, seguirás meciéndole o paseándole para que se duerma, pero romperemos esa asociación con el sueño en la siguiente fase.

De lo que se trata aquí es de romper poco a poco la asociación succión/sueño ayudando a tu hijo a conciliar el sueño de otras formas que no sean dibujando. Cada vez más a menudo se dormirá sin mamar. Si está hambriento, seguirá llorando para que lo entiendas, en cuyo caso, por supuesto, le darás de comer.

Cuando se haya acostumbrado a dormirse meciéndole o paseándole en lugar de comiendo, la siguiente fase es conseguir que se duerma sin mecerle. Empieza a mecerlo, pero antes de que se duerma, deja de mecerlo y siéntate, abrazándolo con calma. Si se opone, vuelve a mecerla. Repítelo una y otra vez. Pueden ser necesarios 25 esfuerzos, pero al final empezará a dormirse aunque hayas dejado de mecerla. Eso es un verdadero éxito.

 

Hazlo durante una semana aproximadamente hasta que se acostumbre a tu nuevo régimen: adormecerse mientras la meces y luego dormirse en tus brazos sin mecerla.

El siguiente paso consiste en esperar a que tu bebé esté casi dormido en la silla contigo en brazos, y luego levantarte y mantenerlo quieto en tus brazos en su posición para dormir (boca arriba) hasta que esté casi dormido y acepte la quietud. Si se opone, mécelo en tus brazos mientras se duerme, mientras estás de pie. De nuevo, haz esto durante una semana hasta que se acostumbre a esta rutina.

La siguiente acción es empezar a bajarle a la cuna o a la cama todavía despierto aunque prácticamente dormido. Cuando se oponga, que por supuesto lo hará, elíjalo una vez más en la posición de balanceo y mézalo un poco, luego deténgase. Sigue repitiéndolo. Puede que te lleve 25 intentos, pero al final te dejará meterle en la cama sin demostrarte nada. Ten paciencia. ¡Ya casi estás en casa!

Al final, podrás poner a tu hijo en la cuna y sostenerlo allí mientras se duerme, porque ya no necesitará que lo acunes. A continuación, pasa a tocar a tu hijo, sin cogerlo en brazos, mientras se duerme en la cuna. Al final, será capaz de dormirse sólo con que le cojas la mano. Sigue haciéndolo hasta que lo acepte como vuestra nueva rutina: que se adormezca meciéndose en la cuna, pero que luego la acuestes en su cama tumbada boca arriba y se duerma allí, cogida de tu mano. En algún momento, puedes sustituir tu dedo por un juguete.

 

 Tenemos disponibles productos para premamás en esta sección para todos los gustos. 

Tenemos disponibles información de actualidad en el blog online de diarias ofertas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies